Paramotor

El paramotor nace a partir del parapente, añadiéndole a éste un motor que habitualmente lleva el piloto a la espalda. A diferencia del parapente, que necesita despegar desde una montaña o ladera, el paramotor puede despegar desde cualquier campo liso. El vuelo resulta más sencillo que el parapente, ya que no depende de corrientes ascendentes y puede recorrer grandes distancias y aterrizar casi en cualquier sitio.

Para realizar biplazas existen unos carros especiales que facilitan aún más el despegue y aterrizaje, haciendo, además, que el vuelo resulte más cómodo.

Podrás volar con el mejor material para practicar este deporte apasionante,  dirigido por Javier Arrieta, un piloto con años de experiencia.